domingo, 17 de noviembre de 2013

Dibujantes por la salud

En pro de una mejor salud, un amigo y yo que andamos en el mismo calibre de gordez decidimos lanzarnos un reto: Estar en la mejor forma en 90 días. El ganador se lleva una suma de 4 cifras, el perdedor se va con la cabeza a rape. Es algo personal, pero el compartirlo por aquí me ayudará a llevar un registro del progreso, y por supuesto todos los consejos son bienvenidos. Esto no es sólo por ganar, es para mejorar no sólo mi figura, sino también mi calidad de vida.

A razón de un viaje que tuve que realizar y muchos ajustes en el trabajo, mis reportes sobre este plan se han truncado, sin embargo el reto no se ha dejado de lado, y tras haber arreglado (por fin) el bonche de pendientes y re-encarrilar mi vida, aquí tenemos los resultados.


Día Ochentaydós

Por cuestiones de compromisos, se ha dado una prórroga en el reto de unas semanas. La fecha final para ver los resultados son el día 30 de noviembre.

Entro a la recta final del reto con 89 centímetros de cintura y 69.400 kilos de peso.

Mi salud y energía se han visto visiblemente recuperadas, y es genial sentir que, aunque mi panza aún es evidente bajo ciertas playeras, mis pantalones abotonan sin problemas.

Mi estrategia, muy muy simple, ejercicio de cardio al menos una vez cada tercer día (El trabajo a veces ejerce presión), nada de pan, controlando las grasas, nada de refresco ni cantidades exhorbitantes de comida ni bebida. Como prácticamente a cada rato, no porque quiera, sino porque mi estómago lo pide, sin embargo, las comidas son reducidas y en realidad no me he privado de nada.

He podido notar que el problema en si no es la comida, sino las cantidades. Mi ejemplo más sencillo y claro: una ida al cine. Si pides palomitas medianas (una ración absolutamente suficiente para dos personas), el chico que atiende, siempre te ofrece las grandes por 3 pesos más, y aquí es donde entran los juegos mentales... en realidad, la diferencia entre palomitas medianas y grandes, en cuanto a cantidad es muchísima, pero en precio es poca, es decir, aparentemente obtienes un bien mayor (casi el doble de palomitas) por algo realmente menor (el precio de tres chicles), y el pensamiento común es "pues si por tres miserables pesos obtengo más, pues aprovecho!!" Error: Lo único que obtienes es casi el doble de grasa y sodio y cuantimás cosa que las palomitas contienen, además de que el estómago, al necesitar más espacio para tan tremenda cantidad de comida, necesita expandirse, y por lo mismo, cada vez va "necesitando" mayor cantidad de comida para "llenarse".

Lo mismo sucede con el refresco, el queso extra en los nachos o en las pizzas, los paquetes "jumbo" y cuantimás "promociones" que usualmente podemos "aprovechar". Hay lugares en donde la diferencia entre media baguette y una completa, son 6 pesos.

En lo personal no he dejado de comer hamburguesas, ni tacos, ni garnachas, ni papas, ni ningún tipo de antojo que se me ha echado encima, pero en vez de pedir 12 tacos de surtida pa'empezar, me aviento nadamás 3 o 4, pido hamburguesa chica y palomitas medianas en el cine :P

Estas últimas semanas serán de hacer mucho ejercicio, nadamás por no dejar, jojojo

Nos vemos el 31 con los resultados finales. Sean felices!


Publicar un comentario