sábado, 21 de junio de 2014

Dibujantes por la salud: Mission accomplished.

Y para todos los que se preguntaban qué pasó con lo del reto por la salud... Pues todo ha sido un gran éxito... Descubrí que el comer poco y con menos grasa y azúcar ayuda mucho en verdad, pero también descubrí que sólo con la comida no es realmente suficiente. No es lo mismo estar delgado, que estar saludable. Cuando comencé a usar la bicicleta y a recorrer diariamente los 4.2 kilómetros a mi trabajo de ida y vuelta, enseguida noté el daño a mis rodillas, como antes lo había apuntado. Pensé que sería una limitante, sin embargo al ir al doctor, nunca esperaba escuchar que el problema no eran mis rodillas, sino mis músculos flácidos. Así que empecé a ir al gimnasio por recomendación del doctor y fue realmente shockeante y muuuy cansado para mi, pero pronto me di cuenta que en verdad funcionaba, que el sentir mis músculos más fuertes hacían una diferencia en todo lo que hacía diariamente, y mejora en mucho mi condición al conducir la bicicleta. Así que ahora trato de al menos hacer un poco de estiramientos diariamente, además de comer lo más sano que puedo.

Pero todo esto parece demasiado bueno y no parece haber contras... Sin embargo sí que las hay... Cuando comes más sano, te vuelves más sensible a los alimentos chatarras, dejas de generar esos antivirus que normalmente te protegen y tu organismo se vuelve más... "Débil", aunque no es la palabra correcta. En realidad estamos tan acostumbrados a recibir tantos irritantes y grasa en el estómago que pues éste se acostumbra y deja de dar lata después de un tiempo. En mi caso ahora tengo muy poca resistencia ante ciertos alimentos. No tolero demasiada grasa, sobre todo en las noches. Y cualquier bebida con gas es... no digamos mortal, pero si es sumamente doloroso para mi tomar una. Eso significa que sólo puedo tomar agua, o agua de sabor, o jugos. Si me lo preguntan, a veces si me gustaría echarme una gorda ephialtes... Pero la verdad cuando regrese a México y me sienta muy tentado de hacerlo... Voy a pensar muy seriamente si el dolor va a valer la pena. Tampoco puedo comer demasiada carne, y desde que estoy en finlandia, siento que la baja en mi consumo de maíz también me ha afectado un poco, así que he conseguido unos remedos de tortillas que por lo menos me ayudan a mantener una constante en mis niveles maizoleros.

En resumen... La verdad los pros valen mucho más la pena que los contras. Si me quisiera atascar a veces de cosas que me gustan, pero hacerlo implica un castigo muy doloroso que mi cuerpo se empeña en recordarme cada que me paso de la raya. Sin embargo, creo que vale la pena estar saludable y activo y tal vez no sufrir complicaciones en el futuro que seguir con la vida sedentaria y sin movimiento de antes.

Y para terminar, he aqui las pruebas físicas...

Antes: Hace un año y medio
Después: Hace unas semanas


Así que... Pues ya es desición de cada uno. Por lo pronto dejaré a estas cosas y me pondré a dibujar más :P





Publicar un comentario