sábado, 10 de mayo de 2008

Es tan malo el trabajo, que hasta pagan por hacerlo?

Para mucha gente pasarla trabajando es horrible. El sólo hecho de pensar en que TIENEN que salir de su deliciosa cama para trasladarse a un lugar distante, con fríos muros y cristales opacos en el que lo único que parece crecer es la úlcera de su estómago, no es realmente alentadora para nadie.

Cuando escucho preguntas en el msn del tipo... "¿Qué haces?" la respuesta la mayoría de las veces es la misma... "Aquí, dándole a la chamba". Sin embargo esta respuesta responde a una tradición cultural que nos dicta que si realizamos labores en las que somos aptos, fuera o dentro de nuestro hogar, por las cuales percibimos un ingreso que puede ser fijo o no, invariablemente esa actividad, es CHAMBA.

Sin embargo... realmente lo que hago no es chamba. NO en el sentido de una obligación que uno DEBE de cumplir, tampoco en el hecho de tener que trabajar para vivir. Uno piensa que su vida es sumamente aburrida, cuando cada vez que alguien cuestiona interesado "qué has hecho?" y la respuesta es siempre la misma... "Dibujar".




No saber cuales son las canciones de moda, el no estar habituado a ir '...de Antro...' Compartir la poca vida nocturna con personas especiales, interesantes o muy amadas... tomar un café o comer un plato de patatas en un lugar donde escuchas murmullos de otras personas mientras de fondo escuchas algo de jazz o son cubano... son actividades que la gente normal considera... aburridas.


Aunque, viéndolo desde un diferente punto de vista... Vivir rodeado de chicas sexys, con ropa casi tatuada y siempre coquetas... hacer que un conejo con aspiraciones multihomicidas arroje zanahorias cual kunais a sus víctimas, colorear máquinas que fabrican paletas heladas, dar color a dragones que lanzan bolas de fuego, a Momias que corren furiosas tras camionetas 4x4, o crear ambientaciones orientales para vacas gordas que realizan disciplinas olímpicas, vestir de piratas a un par de chicas con aureolas y colas de demonio, mostrar un poco un par de negras y desgarradas alas... Hacen que la vida sea realmente divertida.

Soy dibujante... ilustrador siendo más específico. Pero no es algo que realice de 9:00 a 18:00 horas, no lo hago buscando cubrir cierta tarifa, ni es el reconocimiento mi meta final. NO es algo que realice por obligación. Aún cuando sufra de bloqueos, de los cuales mis grandes amigos me han ayudado a superar... Dibujar ha sido, es y será siempre mi mayor placer.


Las imágenes que ilustran esta entrada, son sketches hechos durante algunos años, casi todos son viejos, pero creo que dicen mucho. Son parte de mis oscuras alas.
Publicar un comentario